Archivo | David Bowie RSS for this section

Tocar Madera

Al otro lado de la habitación enmoquetada está el tocadiscos, todavía prohibido para él, pero ni la delicada aguja de diamante ni las amenazas de su hermana, dueña del aparato, pueden evitar que se acerque, inútilmente furtivo, hasta el armario donde están guardados los discos. Con sus pequeñas manos va pasando uno tras otro, ignorando el de Parchís, el de los Barbapapás o el de Comando G; su objetivo es una carpeta de cartón que ha visto fugazmente, demasiado oscura y corrupta para sus ocho años. Sin mirar atrás, de qué sirve saber que te han descubierto, contempla la portada: un hombre extremadamente delgado, de aspecto enfermizo, sosteniendo un micro junto a unas palabras que, todavía, no puede comprender: DAVID LIVE.

Ya no puede recordar cómo terminó aquella aventura; si fue sorprendido o las sombras del disco se extendieron para ocultar su atrevimiento, quizá el primer secreto de su vida… Pero desde entonces nunca pudo evitar que al terminar esa canción gritara: KNOCK ON WOOD! UOUH!!!

Anuncios